CASAS DE REINA - www.casasdereina.com -
Comienza la navegación principal
lunes, 11 diciembre 2017

Fin de la navegación principal
Estas en: Inicio » Turismo » La Ciudad » ECONOMÍA
Mapa de contenidos de Turismo
TURISMO



ECONOMÍA

Ver este apartado en lengua de señas(SECTOR PRIMARIO)

ESTRUCTURA PRODUCTIVA

AGRICULTURA

Tal como ya se comentó el sector agrario de Llerena atraviesa en la actualidad y desde hace algún tiempo por un periodo de estancamiento, que lo identifican con lo que sucede en el sector para el resto de comarca. A pesar de ello, se empiezan a ver ciertos movimientos de reorganización del sector en función de las nuevas necesidades productivas del mismo, así como para preparar la más que previsible reforma de la política agraria comunitaria. Actualmente se basa en cultivos de secano, dada la escasez de agua y las condiciones climáticas.

            Según el último censo agrario de 1.999, la superficie total de las explotaciones agrarias es de 17.866 ha. De ellas, el 46% son tierras labradas (8.271 Ha. ), un 27% dedicadas a pastos (4.852 Ha.), un 24% son tierras arbóreas y forestales (4.302 Ha.) y  un 3% son dedicadas a otras tierras (441 Ha.).

                La mayor parte de la tierra en Llerena está utilizada en régimen de propiedad, alcanzando un porcentaje elevadísimo (87,3%), seguido a mucha distancia por la tenencia en arrendamiento (9,5%)y en último lugar, la aparcería representada en un 3,2 %
Todos estos aspectos descriptivos de la situación de la agricultura local,quedan reflejados en las siguientes tablas:

Superficie de las Explotaciones

LLERENA REGIÓN
Has. % /total % / región % /S.A.U. Has. % / total % / S.A.U.
1.TIERRAS LABRADAS 8.271 46 0,72 63,03 1.144.382 30,98 39,03
2. PASTOS PERMANENTES 4.852 27 0,27 36,97 1.787.298 48,38 60,97
3. S.A.U. (1+2) 13.123 73,45 0,45 100,00 % 2.931.680 79,36 100,00 %
4. TERRENO FORESTAL 4.302 24 0,82 - 527.059 14,27  
5. OTRAS TIERRAS 441 3 0,19 - 235.447 6,37  
6. TOTAL SUP. EXPLT. (3+4+5) 17.866 100,00 0,48 - 3.694.186 100 %  
Fuente:INE  1999

 

Explotaciones y Parcelas

MUNICIPIO Nº Explotaciones Nº Parcelas Parc. / Explot.
LLERENA 400 3.638 9,095
PROVINCIA 54.437 332.613 6,11
Fuente: INE 1999

Régimen de Propiedad:

MUNICIPIO Propiedad Arrendamiento Aparcería Otros Total
LLERENA 15.605 (87,35%) 1.691 (9,3%) 565 (3,16%) 4 (7,5%) 17.865
PROVINCIA 1.337.962 (68,10%) 493.518 (25,11%) 68.023(3,45%) 65.705 (3,34%) 1.965.208
Fuente: INE 1999

Aprovechamiento de las Tierras Labradas:

MUNICIPIO Herbáceos Frutales Olivar Viñedo Total
LLERENA 7.095 (85,78 %) 7.095 (85,78 %) 7.095 (85,78 %) 7.095 (85,78%) 8.271
PROVINCIA 622.883 17.112 158.895 74.088 872.978
Fuente: INE 1999

La mayor parte de la superficie labrada está ocupada por herbáceos y en concreto por los cereales de secano como el trigo, cebada y avena y, menor cantidad el lino, maíz. Sorgo y mijo que se producen principalmente en la áreas de la Campiña. El olivar ocupa el área de mayor pendiente en la zona de las estribaciones de Sierra Morena. Los viñedos apenas son significativos, las manchas de frutales, higueras, almendros, albérchigos, membrillos, azofefio y castaños, así como los huertos familiares con sandías, melones, ajos, cebollas y otros productos de secanos, son meramente anecdóticos.

La superficie de cultivo herbáceo y leñoso queda reflejado de la siguiente manera:

Tipo de cultivos Año 1.999
secano regadío  
Trigo 2.311 1  
Cebada 1.220 -  
Avena 699 -  
Triticale 29 -  
Tranquillón, escaña y otros 2 -  
Haba seca 69 -  
Garbanzo 29 -  
Guisante seco 62 -  
Girasol 316 -  
Cereal de invierno para forraje 365 -  
Alfalfa - 6  
Melón 1 -  
Ciruelo - 1  
Higuera 1 -  
Almendro 27 -  
Viñedo de uva para vino 54 -  
Viñedo asociado de uva para vino 8 -  
Olivar aceituna de mesa 401 31  
Olivar aceituna de aceite 849 30  

Fuente: Estudio Consejería Agricultura y Desarrollo Rural. 2006

Las especies arbóreas forestales más representativas son la encina, en la parte trasera de la Sierra de San Miguel, en su parte delantera el olivo, además eucalipto y pino, reforestados por ICONA.

La distribución general de tierras, queda representado de la siguiente manera:

DISTRIBUCIÓN GENERAL DE TIERRAS POR MUNICIPIO
Municipio Tierras ocupadas por cultivos herbáceos SECANO (Ha.) Barbecho y otras tierras no ocupadas SECANO
(Ha.)
Tierras ocupadas por cultivos leñosos SECANO (Ha.) Pastizales
(Ha.)
Monte maderable
SECANO
(Ha.)
Monte abierto
SECANO
(Ha.)
Terreno Improductivo
(Ha.)
Superficie no agrícola (Ha.) Ríos y lagos (Ha.) Tierras ocupadas por cultivos herbáceos REGADÍO
(Ha.)
Tierras ocupadas por cultivos leñosos
REGADÍO
(Ha.)

Fuente: Estudio Consejería Agricultura y Desarrollo Rural. 2006

Número de explotaciones:

Las explotaciones agrarias con tierra que hay en Llerena son 400, de éstas, 396 tienen superficie agrícola utilizada. El mayor número de explotaciones agrícolas se sitúa en la banda de “menos de 5 Ha.”, de igual modo que en el resto de Extremadura. La distribución en las restantes explotaciones, sigue la tónica general de la región: decrece el número de explotaciones según aumenta el tamaño de estas. Hay que hacer una salvedad en las explotaciones de más de 50 hectáreas, que alcanzan el número de 48, cuatro más que las comprendidas en la banda “mayor de 20 y menor de 50”.

HECTÁREAS TOTAL
Menos de 5 209
De 5 a 10 56
DE 10 a 20 39
De 20 a 50 44
De más de 50 48
TOTAL 396

Fuente: INE 1.999

 

            Puede afirmarse que en cuanto al tamaño de las explotaciones, Llerena registra el mismo fenómeno de polarización que el resto de la autonomía, esto es, superioridad de las pequeñas explotaciones en cuanto al número y de las grandes explotaciones en cuanto a la superficie agrícola dominada.

Por otra parte, algunos rasgos que afectan a la repercusión económica y social de a agricultura han sufrido también modificaciones de importancia. Por un lado y si bien es cierto que la relación entre la población y el medio agrícola continúa siendo importante, también es cierto que el número de personas dedicadas a la agricultura a dedicación total se ha ido reduciendo. Dichas modificaciones no afectan significativamente a los productos cultivados y a la estructura social y productiva global, en la medida en que esta continúa sin tener en toda la zona una verdadera integración vertical y horizontal.

Se ha producido una profesionalización creciente de la actividad agrícola y de los agricultores con tendencia creciente a la concentración de tierras y rentabilización de las explotaciones. Estas actuaciones se enmarcan dentro de un proceso modernizador de la agricultura local orientado hacia una mayor comercialización de su producción, para poder optar a competir en los mercados agrarios de la provincia, y que no sean desbancados del propio mercado local. A pesar de esta mejora cualitativa de la situación del campo local, queda mucho por recorrer.

Esta reducción de tierras cultivadas ha motivado también que, a pesar de mantener fuerza en el empleo local, no se haya aumentado su importancia económica total en el conjunto de la producción local, al tiempo que se reducían los ocupados en este sector, tal y como se mencionó anteriormente.

Mecanización:

El grado de mecanización no es muy alto, están censados un total de 124 tractores, que suponen el grueso de la maquinaria de la localidad. Los motocultores son 23 y las cosechadoras son 4.

GANADERÍA

Por lo que se refiere a la ganadería puede comprobarse una trayectoria ligeramente creciente en su implantación, que afecta, principalmente a las explotaciones de ganado intensivo. Según la importancia y la repercusión comarcal de las explotaciones ganaderas locales, solamente son dignas de mención aquellas que se dedican al ganado bovino, teniendo el resto de explotaciones intensivas una baja presencia. El caso del porcino es singular, ya que mantiene una tasa de crecimiento importante en los últimos años. Por otro lado, otro tipo de explotaciones minoritarias, tienen una situación prácticamente testimonial, como en los casos del ganado caprino o las explotaciones de aves.

A pesar de todo ello, esta situación de las explotaciones ganaderas han mejorado, en cuanto a presencia de ganado y de las condiciones de las explotaciones, como así queda reflejado en la siguiente tabla:

 

UNIDADES GANADERAS CENSO 1.989.
Bovino ovino caprino porcino equino aves otros
Llerena 2.195 1.713 100 1.213 114 40 8

Fuente: INE

Desde entonces la situación de la ganadería local ha visto mejorar su situación, aunque no es muy significativa a nivel comarcal, tal y como mencionamos anteriormente. Tan solo el ganado bovino presente en las explotaciones locales, son importantes a nivel comarcal. Por todo ello, puede afirmarse que la presión ganadera sobre el municipio de Llerena no es excesiva. El municipio cuenta desde hace cuatro años con un importante matadero de carácter territorial amplio, cuya gestión es privada a pesar de tener titularidad municipal, y que ha dado un importante impulso a la crianza de porcinos.

Por otra parte, como elemento complementario a la ganadería, aunque de menor aportación económica, la comarca posee una buena disposición y potencial para la actividad de la caza, con algunos cotos adaptados para caza mayor y menor. Sin embargo esta actividad económica tiene menor peso específico que su potencial existente, y asimismo no presenta una suficiente estructuración como sector económico como para considerar su impacto económico en la zona. En este sentido el desarrollo de este potencial es uno de los recursos a desarrollar con previsible impacto tanto en la generación de riqueza y valor añadido, como en empleo y dinamización en Llerena y en otros municipios comarcales.

La Industria

El municipio de Llerena puede ser caracterizado como un municipio poco industrializado en el contexto de una comunidad, la extremeña, que ocupa puestos de cola dentro del global nacional en este terreno.

Tradicionalmente agrícola, como todo el entorno rural de la provincia, Llerena desarrolla, en primer lugar, su industria agroalimentaria ligada al cereal (fabricación de harinas y pan) y la leche (transformación y comercialización de productos lácteos, fundamentalmente leche uperisada completa y desnatada). Estas iniciativas industriales comienzan a desarrollarse a partir de los 50 y 60, para más tarde comenzar un proceso de desintegración de las mismas a partir de una mala gestión y no adecuación a las nuevas exigencias del mercado, tanto desde le punto de vista de la producción como desde la poca productividad agraria local, cuyos productos consumían. La industria local y la agricultura han ido por tanto íntimamente ligadas. Después de este bache las actividades de transformación locales se han limitado a aquellas mas usuales y tradicionales, como la carpintería metálica, carpintería de madera, la extracción de arenas y gravas, industrias de pan y bollería, la fabricación de productos derivados del cerdo ibérico o la realización de piensos, siendo en los últimos años cuando parece que se está reactivando el sector con la implantación en Llerena de nuevos complejos transformadores, favorecido con la creación desde las instituciones municipales de un semillero de empresas y dos polígonos industriales.

La situación muestra visos de cambio y en el último quinquenio el sector ha despertado, basándose en un apoyo institucional importante, en reconocimiento de su debilidad tradicional en la localidad. La situación del parque industrial en la actualidad queda reflejada en el siguiente cuadro

Los Servicios Privados

Como ya se comentó la estructura económica y productiva de Llerena presenta un perfil de tipo agrícola desarrollado, poco industrializado y altamente tercializado. Ello es consecuencia, por un lado, de su histórico carácter agrícola y, por otro, de su particular situación en relación al centro sanitario, administrativo y de servicios de la comarca de la Campiña Sur, con una clara tendencia a la tercialización de la economía local, manteniendo una agricultura de cierta importancia, pero con un escaso desarrollo industrial y tecnológico, lo que ha marcado la evolución productiva y urbanística de Llerena.

Cuenta, como se ha dicho, con un desarrollo terciario muy importante, tanto en términos de empleo como de instalaciones, locales y en general de iniciativas en ese terreno. Su grado de tercialización, en relación a la importancia relativa del sector, es algo superior al existente en la provincia y la comunidad. Esta tercialización se debe, principalmente a la existencia de ciertos tipos de servicios de la administración pública, así como de haberse constituido la ciudad como uno de los 4 puntos de referencia sanitaria de la provincia y la edificación en Llerena del un Hospital de Área. También son importantes otras actividades de apoyo al sistema productivo como son el comercio y la hostelería, parte significativa del sector, si bien se deja entrever una necesaria adaptación a las nuevas formas comerciales y una mejora en la calidad, de lo que ya empieza a tomarse conciencia entre los profesionales, realizándose las primeras acciones para ello. En este sentido, se constata que el peso fundamental en el comercio lo tiene el pequeño comercio, y dentro de este el sector referido a alimentación y bebidas, en el que también empieza e dejarse ver unas superficies de comercialización de mayor tamaño, aunque sin que tengan presencia por ahora grandes empresas de distribución de este tipo de productos, lo que puede estar asociado al bajo nivel de desarrollo de la industria, en especial de la agroalimentaria, de la localidad.

También son importantes otro tipo de servicios, como el comercio de prendas de vestir, así como otros servicios médicos y veterinarios, donde Llerena se ha constituido referente comarcal.

Destacar la futura construcción de un centro comercial de iniciativa primada en el municipio, “Centro Comercial Puerta Aurora”, cuyo proyecto fue presentado en el año 2005 por el arquitecto Vicente López Bernal y Rafael Zapata, como representante de la familia promotora del proyecto y David Zapata, arquitecto y miembro de la familia promotora.

Vicente López realizó una descripción del edificio, donde se va a ubicar el Centro Comercial, haciendo referencia a la evolución histórica de dicho edificio desde el siglo XV al s. XXI.

El centro comercial constará en la planta baja de 10 locales comerciales, que se articularán en torno a dos patios interiores.
Las plantas superiores se ocuparán indistintamente por viviendas y locales comerciales.

El proyecto ha sido diseñado teniendo muy en cuenta el interés histórico-artístico y patrimonial de los restos de la cerca amurallada que integran parte del edificio, planteándose la restauración y conservación de los mismos.

El comercio mayorista también empieza a estar presente en la localidad, los servicios de reparación, los servicios a las empresas y, empieza a despertar el transporte cuyo desarrollo, ha sido influido por el desarrollo paralelo de otros sectores (principalmente, ante el aumento de actividad de la industria y la construcción).

Estos servicios se encuentran actualizando sus déficits tecnológicos y modernizando sus estructuras, como es el caso del comercio minorista, la hostelería o los servicios profesionales, debido principalmente al desarrollo comercial que quiere experimentar la ciudad. En este sentido el tejido comercial de Llerena responde a un perfil de consumo especializado por sectores y con importante proyección hacia fuera del marco local. Por su parte el número y calidad de los establecimientos hosteleros es bastante bajo, dando lugar a un escaso aprovechamiento de las demandas que se derivan del potencial del municipio, sobre todo turístico. Esta situación puede cambiar durante los próximos dos o tres años, ya que se encuentra en fase de construcción una Hospedería, así como dos grandes hoteles más, que completarían de forma muy importante la oferta de hoteles y restaurantes de la localidad.

En el mismo sentido la capacidad de desarrollo del sector turístico se ha puesto de manifiesto en los últimos años, poniendo en valor sus recursos locales patrimoniales, artísticos, culturales, etc. De ello se deduce que el desarrollo de la hostelería y del sector turístico debe ir unido, y deben potenciar la actividad productiva local. En este aspecto, el turismo local va unido a la explosión turística que debe producirse a nivel comarcal, en función de la riqueza natural, histórica y patrimonial que posee, manteniendo a la localidad de Llerena como centro turístico de la Campiña.

LOS RECURSOS PRODUCTIVOS

Introducción

El caso de Llerena puede ser considerado como un caso singular en lo que al conjunto de recursos productivos se refiere, debido en primer lugar a pertenecer a una zona no muy rica en este tipo de recursos, y en segundo término, a su inclinación hacia el aprovechamiento de los mismos en función de la industria agroalimentaria, sobre todo de los cereales y productos cárnicos, que aglutinan los recursos locales utilizados en las industrias del municipio.

Podemos por tanto, en primer lugar, destacar su dotación de recursos agrícolas, aunque de calidad media y con unos índices de rendimiento no excesivamente altos dentro del ámbito estrictamente regional. Nos encontramos con una superficie dividida en dos zonas diferenciadas pero dotada cada una de gran uniformidad en cuanto a medio físico se refiere: similar sustrato geológico, mismos tipos de suelo, red fluvial subterránea abundante, clima idéntico, etc., todo lo cual se ha traducido irremediablemente en un mismo estilo de aprovechamiento de los recursos naturales en cada una de ellas. De esta forma, en la zona llana de la superficie del término municipal predominan los cultivos de cereales, mientras que en la zona en la que el terreno se manifiesta algo más montañoso, se han adaptado mejor las explotaciones olivareras.

El suelo como asiento de la agricultura, se convierte en el principal recurso natural presente en el área. Caracterizado por ser una zona eminentemente cerealística, se extiende una extensa y llana campiña que bautiza a la comarca, extendiéndose esta desde Granja de Torrehermosa hasta la Puebla del Maestre y desde Usagre a Fuente del Arco. Prácticamente es el único recurso natural de la zona y el que concentra por tanto la mayor actividad y producción, pues la ganadería, aunque está presente en algunas explotaciones, presenta un bajo nivel de desarrollo y la localidad no destaca en ninguno de los tipos de ganado presentes en la comarca. Presenta una falta de carácter productivista y ello le hace no disponer de una importancia significativa. Tampoco los recursos forestales, casi inexistentes en el término municipal, generan actividad económica digna de mención.

Dicha dotación de suelo para la agricultura ha acotado prácticamente el espacio municipal (165 kms2), en el que quedan poco espacio para dehesas o terrenos improductivos. Esta misma acotación de las tierras ha tenido lugar en los municipios vecinos.

A pesar de que en los últimos años se haya realizado una importante labor de concienciación para la modernización de las estructuras de sector, así como mejorar las condiciones de transformación de las empresas de agrícolas, así como las labores de comercialización de sus productos, queda todavía bastante terreno por recorrer, de tal manera que una vez hayan alcanzado todas ellas un nivel de adaptación aceptable a las nuevas necesidades del sector, se involucren en una estrategia común de desarrollo y comercialización, perdiendo de esta forma el individualismo empresarial que hasta el momento ha caracterizado a la ciudad.

El caso de los recursos humanos se configura como una cuestión importante dentro de esta estructura productiva de la ciudad, puesto que cada vez es más deficitario en estas actividades. Ello es debido, en gran parte a la falta de reposición de los jóvenes por su mayor y mejor formación y aspiraciones lo que provoca una mayor migración temporal de jóvenes por motivos de estudios, en un principio, y laboral después, siendo en algunos casos con carácter definitivo. Sucede, por tanto, que la cadena de las actividades agrícolas y de la industria agroalimentaria, habitualmente soslayada por los hombres locales a partir de cierta edad, comienza a tener también ciertos problemas de continuidad en el municipio.

Ello nos viene a decir también que el Capital Humano es el otro recurso productivo importante de la localidad, que cuenta con unos niveles de estudios y formación superiores a la media provincial. El problema se manifiesta en que no toda esta formación encuentra salidas laborales en Llerena, y por tanto este capital no revierte del todo en el municipio al tener que buscar carreras profesionales en otros lugares. A pesar de ello, al haberse constituido la ciudad como un centro administrativo, sanitario y de servicios, en el que los servicios a las empresas empiezan a despertar, la formación y el capital humano que requieren sus trabajadores mantiene a una parte de este contingente de personas locales con buena formación.

Es por tanto este sector terciario, del que parte del mismo requiere personal con alta cualificación, el verdadero motor de la economía local. En ello, tal y como se ha comentado, la presencia en el municipio del Hospital de Llerena ha sido sumamente importante para la tercialización de la actividad municipal, así como para la fijación en el municipio de buena parte de la población que en los años 80 estaba abocada a la emigración, lo que también ha beneficiado a la comarca. Ello sitúa a Llerena en una posición sectorial de privilegio en el contexto sanitario extremeño, y punto de referencia del sector en todo el entorno provincial.

Por otro lado, la potencialización que se viene produciendo de otros recursos, ya analizados con anterioridad, como son la localización estratégica comarcal y la buena dotación de infraestructuras de comunicación por carretera y tren, unido a la existencia de otros recursos intangibles pero valiosísimos como son la experiencia y un cambio hacia una actitud más positiva ante la innovación, el riesgo y la toma de iniciativas, debieran contribuir a fortalecer la posición competitiva de Llerena. En relación con ello debemos añadir que, en la actualidad, el aprovechamiento que de los recursos tangibles e intangibles se hace es mejorable, pudiendo ser el desarrollo del colectivo empresarial y del potencial turístico en complementariedad con otros recursos culturales, artísticos y patrimoniales existentes, motores para fortalecer el crecimiento de la localidad.

Análisis de las Instalaciones Productivas.

Tratándose de un núcleo tradicionalmente agrario, con antecedentes en este sentido que implican una falta de productividad del sector primario local, unido a una baja mecanización de las tareas agrícolas, la historia reciente de Llerena está unida a este hecho, junto al despegue del sector terciario de la economía, fundamentado principalmente por la aparición en escena del Hospital de Área de Llerena a comienzos de los años 80.
Es sin duda esta instalación la que dota al municipio de una mayor capacidad de absorción de puestos de trabajo, principalmente cualificados, y la que supuso el inicio de la recuperación poblacional de la ciudad desde mediados de los 80, situación que también ha revertido de forma positiva en el resto de la comarca de Llerena.

Por otra parte, el tipo de industria tradicional en la localidad ha sido el de una industria basada en la transformación de los productos agrarios de la comarca, como el cereal y la leche, que tuvo buenos resultados mientras funcionaron las ayudas institucionales que le ayudó a superar lo que se constituyó después en una falta de gestión y adecuación a los nuevos modelos industriales. Tras este primer fracaso industrial, a pesar de que se disponía de buenas instalaciones en unas zonas que no causaban estrangulamientos al desarrollo urbano de la ciudad, la industria productiva local se traslado a aquellas actividades mas tradicionales como la carpintería metálica, piensos, extracción de arenas, etc., en los que se puso de manifiesto la debilidad de este sector en la localidad. No ha sido hasta fechas recientes cuando se ha manifestado un repunte de la actividad transformadora en Llerena a partir de la creación de fábricas de muebles, de piensos compuestos, de reciclaje de plásticos, manufacturas textiles, productos derivados del cerdo ibérico etc.

La nueva situación de la estructura socioeconómica de Llerena, provocó la necesidad de crear terrenos y naves de suelo industrial alejados del núcleo poblacional que dieran cabida a todas estas nuevas industrias. Es por ello que se crearon el Polígono Industrial “El Carrasco” y el Polígono Industrial “Las Calabazas”.

Polígonos Industriales

La dinamización de los dos polígonos industriales de Llerena, el polígono industrial “De las Eras y las Calabazas” y el polígono industrial “El Carrasco”, es hoy por hoy, objetivo prioritario para la corporación local y los ciudadanos de Llerena. Será sin duda el impulso definitivo para el desarrollo económico y social no sólo de Llerena, sino también de su comarca.

POLÍGONO INDUSTRIAL “EL CARRASCO”

Parcela de terreno en el paraje conocido por “El Carrasco” o “Las Oritas”.
Linderos: Limita al Norte con la carretera nacional 432 Badajoz- Granada. Al Este con las fincas de Don Maximino García, Don Rafael Rodríguez Rodríguez, Don Horacio Vila García y Doña Josefa Penco. Al Sur con el camino de Villagarcía y por último al Oeste con la finca de Doña Francisca Mota Ortiz.
En la actualidad, todos los terrenos de este polígono están ocupados:

Semillero de Empresas (ocupación plena) 6 naves de 476 m2 cada una: 3.100 m2

EMPRESAS INSTALADAS: SEMILLERO DE LLERENA
NAVE Nº TITULAR ACTIVIDAD TELÉFONO
1 - CARPINTERIA DE LA MADERA -
2 NO OCUPADA   -
3 MARCOS DIEZ MUÑOZ TALLER DE SERIGRAFIA, IMPRENTA Y DISEÑO GRAFICO -
4 GARIAS DISTRIBUCIONES, S.L. DISTRIBUCION DE BEBIDAS -
5 PESCADOS Y MARISCOS LEOMAR, S.L. ELABORACION Y ENVASADO DE PESCADO Y MARISCO ->
6 Mª ANTONIA NORIEGA BECERRA CARPINTERIA METALICA -
  1. Matadero y fábrica de embutidos (Jamón y Salud, S.L.) - 21.000 m2
  2. Industrias Metálicas SERNA - 9.000 m2
  3. Otros - 5.000 m2

POLÍGONO INDUSTRIAL “LAS CALABAZAS”

Disponemos aproximadamente de un total de 45.600 m2. La titularidad de dichos terrenos es la siguiente:

  1. Manufacturas Saycars, S.L. - 7.400 m2 apróx.
  2. EDACO, S.L. - 19.890 m2 apróx.

(promotora privada que ha desarrollado la Unidad de Ejecución 20/3)

  1. Parque Empresarial (40 naves de 248 m2 aprox.) y 14 parcelas - 26.250 m2 apróx

Todas las parcelas están dotadas de servicio urbanístico suficiente, red de abastecimiento, saneamiento, línea eléctrica A.T / M.T / B.T, telefonía, etc…

Plaza de España, 1 - Tel.: 924 870 305
06960 Casas de Reina (Badajoz) ESPAÑA
info@casasdereina.com